Santa Victoria participa del día mundial del medio ambiente

“Plástico” es el término que utilizamos para hablar de una amplia gama de materiales sintéticos o semisintéticos que utilizamos para casi todo. Miremos donde miremos podremos encontrar plásticos , lo usamos para que nuestra vida sea más fácil , segura , limpia y agradable. Encontramos plásticos en envases de todo tipo , bolsas , móviles , transportes , juegos… El término “plástico” proviene del griego “plastikos” que significa que se puede moldear. Se refiere a la maleabilidad de este material durante su fabricación , lo que permite que se pueda crear objetos tan diversos como los mencionados anteriormente. Debido a esta cualidad el plástico se ha convertido en el material preferido en estos últimos años. Y anualmente se producen más de 300 millones de toneladas de dicho material.

 

El inconveniente del plástico es que tarda en descomponerse entre 100 y 1000 años , mientras que la madera tarda entre 2 y 3 años y el metal entre 30 y 500 años. Este dato hace que el plástico sea un material muy contaminante , y el hecho de que haya tanta producción del mismo lo coloca en el punto de mira desde la perspectiva ecológica. Además la población no esta concienciada de dicho problema ya que  el 2’6% del plástico producido acaba en el mar , eso son 8 millones de toneladas , lo que supone que si colocamos todo ese plástico a lo largo de todas las playas del mundo encontraríamos una bolsa de la compra llena de plásticos por cada 30 centímetros de costa.

 

En el colegio Santa Victoria se ha lanzado una iniciativa para recoger la mayor cantidad de plásticos posible durante unas tres semanas para concienciar a todos los alumnos de la gran cantidad de plásticos que utilizamos y que podemos reciclar . Esta ha sido una gran idea que ha servido a todos los alumnos de incentivo para ayudar al reciclado de este material. Ya que la contaminación del plástico no produce solo impacto visual , sino también afecta a muchas especies marinas que fallecen tras ingerir dicho material o se ahogan dentro de bolsas o demás recipientes . Además para que el plástico se descomponga hace falta oxígeno, oxígeno que se consigue del agua , oxígeno que necesitan millones de especies marinas para vivir.

 

Las cifras de contaminación producidas por el plástico van a seguir creciendo y desde el colegio Santa Victoria queremos que toméis conciencia y posicionarnos a favor de las iniciativas para reciclarlo. El plástico es bueno si se sabe utilizar y reutilizar bien .¿Estás dispuesto a que el plástico destruya nuestro planeta?

 

David Mohedano Coca.

 

Anuncios

Abre el primer supermercado libre de plásticos del mundo “Ekoplaza LAB de Amsterdam”

Marta García, 2º C de ESO

Amsterdam cuenta con el primer supermercado del mundo que ha desterrado totalmente los plásticos de buena parte de sus estanterías, expositores y refrigeradores. El local, inaugurado el pasado 27 de marzo, pertenece a la cadena de distribución ecológica “Ekoplaza” que dispone de una red de 74 establecimientos en los Países Bajos, y al mismo lo podría seguir en verano un segundo súper libre de plásticos en La Haya, la ciudad donde se hallan las instituciones de gobierno neerlandesas.
El Ekoplaza LAB, ubicado entre los números 105-109 de la calle Jan Pieter Heije, en el Oud-West, la zona occidental del centro, a un kilómetro aproximadamente de la concurrida zona de los museos de la capital, ofrece cerca de 700 productos alimentarios de todo tipo, siempre de producción ecológica u orgánica, en cuyos envasado no interviene de ningunamanera el plástico de un solo uso.

imagen2. marta garcia 2c

Las estanterías son de metal y madera, y la señalización del local, de cartón.
Los productos, a fecha de hoy tienen referenciados 680 artículos diferentes, se venden en
algunos casos a granel y se entregan envueltos en papel o cartón, o se comercializan en
envases de cristal o empaquetados con bioplásticos. La intención de la empresa es de ir
abriendo en el futuro más comercios sin plásticos, y que el resto de las tiendas de la cadena tengan por lo menos un pasillo donde se ofrezcan artículos envasados de forma sostenible, a poder ser antes de fin de año.
“Estamos hartos de productos empaquetados en capas y más capas de plástico, ¡y
nuestros clientes también!”, proclama Erik Does, director ejecutivo de Ekoplaza, cadena que ofrece en la tienda y también mediante venta online artículos rodeados y protegidos por “biomateriales compostables innovadores” que “tienen aspecto de plástico, pero no lo es”.
Para que la coherencia de la propuesta sea total, tampoco hay plástico en las instalaciones del supermercado: los puntos de iluminación están cubiertos por pantallas recuperadas, las estanterías son de metal y madera y la señalización, de cartón.
La iniciativa del Ekoplaza LAB es fruto de la colaboración de la cadena de distribución con la organización británica “A plastic planet” (Un planeta de plástico), para cuyo fundador, Sian Sutherland, “la presentación de la primera tienda pop-up sin plásticos del mundo es un hito en la batalla mundial contra la contaminación por plástico”. “Durante décadas, a los compradores se les ha vendido la mentira de que no podemos vivir sin plástico envolviendo nuestros alimentos y bebidas”, explica Sutherland, pero “un pasillo sin plástico disipa todo eso”, añade.
Un producto perecedero en un envoltorio indestructible.
El activista británico opina que “carece de lógica envolver algo perecedero como la comida con algo tan indestructible como el plástico” y recuerda que solo el 9% de los miles de millones de toneladas de plásticos procedentes de los hidrocarburos fabricados en el mundo desde la década de 1950 se han reciclado. El sector minorista de la alimentación genera el 40% de todos los envases de plásticos de un solo uso.

La tienda de Amsterdam abre sus puertas cuando Europa empieza a darse cuenta de que
no puede hacer frente a las colosales cantidades de plásticos convertidos en residuos que
produce, especialmente después de la negativa china a seguir importando residuos
occidentales para su recuperación, y empieza a adoptar medidas para reducir su cantidad.
Cumpliendo las directivas de la UE, los Países Bajos prohibieron las bolsas de plástico de
un solo uso en 2016. Antes de hacerlo, sus 17 millones de habitantes consumían 3.000
millones de unidades al año.
El Congreso insta a prohibir vasos, platos y cubiertos de un solo uso en 2020
En España se ha registrado estos días otro avance en la lucha contra los plásticos, aunque
de momento se limite al terreno de las intenciones: el pasado martes, la Comisión de Medio Ambiente del Congreso de los Diputados aprobó una proposición no de ley en la que seinsta al Gobierno a adoptar medidas para la prohibición en un plazo de algo menos de dos años de vasos, platos y cubiertos de plástico de un solo uso.

El texto definitivo reclama al Gobierno “impulsar las modificaciones legislativas necesarias para prohibir, con fecha de efectos de 1 de enero de 2020, el uso, comercialización, importación y exportación de utensilios como platos, vasos, copas, tazas, cubiertos y pajitas desechables, es decir, diseñados para su retirada después de un solo uso, íntegramente fabricados en cualquier variedad de plástico”.
Asimismo, reclama que, a partir de la misma fecha, “estos productos deberán ser
fabricados al menos en un 50% con sustancias biodegradables procedentes de materias
orgánicas, como el almidón o la fécula de patata y a partir del 2025, en al menos el 60%”.
Ahora falta que se cumpla, algo que el actual Gobierno no parece muy proclive a la hora
de adoptar medidas en favor del medio ambiente.

Una aplicación que detecta la basura tirada en la ciudad

En la ciudad de los Ángeles utilizan un sistema que permite visualizar los puntos
negros donde se acumulan los residuos y se ha consiguido reducirlos en un 80% en
apenas un año.

“Personalmente creo que es importante informar sobre este tipo de actividades o iniciativas aunque sean extranjeras porque si se ha puesto en marcha en otros países también podría hacerse en España.”. Marta García, 2º C de ESO.

imagen1. marta garcia 2c

La ciudad californiana de Los Ángeles tenía un gran problema con la basura tirada
en la calle. El littering (abandono de residuos) en la calle o pequeños vertederos
ilegales en zonas poco concurridas donde se acumulaban desechos aumentaban
exponencialmente en la gran urbe de más de 4 millones de habitantes. Montañas de
basura, neumáticos abandonados, escombros de construcción y sofás desechados
se amontonaban en los callejones, muchos de ellos invadidos por la maleza,
principalmente en el distrito de South Los Ángeles, pero también en el centro de la
ciudad y en el Eastside.
Aunque parezca increíble, Los Ángeles ha dado con la solución y en tan solo un año
ha conseguido reducir en un 80% la suciedad urbana. Esta solución es una
plataforma digital llamada “GeoHub”. Las autoridades locales han aprovechado las
herramientas que brinda la tecnología para mapear las ubicaciones de los
basureros ilegales en la ciudad y enfocar sus esfuerzos en las calles más sucias.
El GeoHub permite situar en un mapa todas las bases de datos geolocalizables
disponibles, permitiendo visualizar sobre la trama urbana lo que antes solamente
eran datos acumulados en páginas de Excel. Hasta ahora el departamento de
Sanidad de la ciudad californiana documentaba cualquier deposito ilegal de basura,
y señalaba los puntos de acumulación, posteriormente recogían esta información en interminables bases de datos muy poco amenas y accesibles. Ahora, los ciudadanos e incluso los propios empleados municipales, pueden consultar y ver
donde se acumula la suciedad de una forma fácil y localizada.
Esta plataforma digital ha permitido poner de manifiesto cuáles eran los puntos
negros de la ciudad y poder clasificar los diferentes barrios y calles en función de su
limpieza en una escala de tres niveles. Después de un año, la información
disponible en esta aplicación ha crecido espectacularmente, en muchos casos
gracias a los datos aportados por los vecinos de estos puntos negros que accedían
al sistema y ofrecían su información de proximidad.
Con toda la información recopilada se ha podido establecer cuál era la magnitud del
problema y se ha logrado reducir en un 82% el número de calles certificadas como
no limpias.
Ahora Geohub ha experimentado un gran crecimiento y se ha
conseguidoconfeccionar 613 mapas de toda clase de temáticas como seguridad,
infraestructuras, negocios o trasportes, elaborados por la oficina de datos con la
colaboración de entidades locales, instituciones académicas y ciudadanos
particulares.